martes, 16 de enero de 2018

Hospital Posadas. Comienzo de Año con un Centenar de Despedidos

(El Palomar) El pasado viernes 12 de enero se dio a conocer, como en cada comienzo de año, el decreto por el cual la Dirección Nacional del Hospital Posadas renueva los contratos del personal de planta de ese importante organismo estatal.
Si bien durante años los trabajadores de ese nosocomio lucharon (y luchan) por ser pasados a planta permanente (logrando, empero, un porcentaje mínimo de «efectivizados»); el uso y la costumbre marcaban que la renovación de contratos  cada comienzo de año era un hecho.

Mirta Arceri, una de las referentes de la lucha de los enfermeros del turno noche
fue excluida junto a casi 100 trabajadores de los listados de renovación contractual 
Esto cambió (no sólo en el Posadas, si no en todos los sectores de la Administración Pública Nacional) desde la asunción de Mauricio Macri como presidente el 10 de diciembre de 2015: cada cierre de año se torna incierto y angustiante para todo empleado público que no se encuentre en planta permanente a la espera de la renovación de su relación laboral con el Estado.
Como ejemplo de ello se puede mencionar la baja de más de 600 contratos en áreas sensibles del Hospital Posadas en marzo de 2016, luego de una atípica renovación por sólo 3 meses de la relación contractual de todo el personal no efectivizado de ese emblemático centro sanitario.




Es así que, antes de la conclusión de la primera quincena de enero, por disposición suscrita por el director ejecutivo del nosocomio, Pablo Bertoldi Hepburn, se le renovaron los contratos a 3514 trabajadores de la salud: a 170 de ellos hasta el 31 de marzo, y a 3344 hasta el 31 de diciembre del año en curso.
Según la documentación a la que ha tenido acceso Quinto Poder, las renovaciones hasta fin de año se distribuyen de la siguiente de manera de acuerdo a los sectores a los que los agentes están afectados: Dirección Nacional Ejecutiva - 68; Dirección General de Recursos Humanos - 78; Dirección General de Administración y Finanzas - 85; Unidad de Auditoría Interna - 7; Dirección de Asuntos Judiciales - 10; Dirección General de Redes de Salud - 33; Dirección General de Asistencia Médica - 2553; Dirección General de Infraestructura y Equipamiento - 507; y Dirección General de Relaciones Institucionales - 3.
Todos esos agentes tienen una relación laboral con el Estado Nacional validada por la resolución 48/02. Los 170 restantes figuran con Contratos Pendientes de Adecuación (a este tipo de contratos se los denomina en el ámbito del nosocomio como Contrato Posadas) y corresponde a los trabajadores que no aceptaron en su momento suscribir los contratos 48/02 por entender que se trataba de extender la situación de precariedad laboral cambiando sólo la denominación contractual, pero sin resolver la cuestión de fondo: el pase a planta permanente.

100 Despidos Encubiertos

Hasta aquí la situación revestiría cierta «normalidad» sin embargo la decisión administrativa es por demás turbia habida cuenta que implica que más de 70 trabajadores (70 según algunas fuentes, 100 según otras) perderían su puesto de trabajo. 
De hecho la disposición en cuestión explicita en su artículo 3: "Hágase saber que las contrataciones individuales correspondientes al año 2017...que no integran los Anexos detallados en los artículos precedentes, han finalizado su vigencia al 31 de diciembre de dicho año." 
En otras palabras, no existe una nómina pública donde figuren cuáles son los empleados cesanteados, que tampoco recibieron telegramas ni ningún otro tipo de notificación escrita sobre la caducidad de sus contratos.

Nombres y Apellidos

En esta oportunidad los trabajadores cesanteados cuentan en algunos casos hasta con 20 años de antigüedad y hay claros indicios de que no fueron elegidos al azar, si no por su compromiso en la defensa de los derechos de sus pares y en su constante enfrentamiento con la burocracia gremial representada en las conducciones de los dos gremios más importantes del Posadas (ATE y UPCN).
Ese es el caso, por ejemplo, de la técnica Karina Almirón, referente de ATE Roja y Negra - uno de los colectivos de trabajadores que en el pasado mes de noviembre presentaron una línea interna para disputarle la conducción a Darío Silva - quien con 15 años de antigüedad quedó desafectada de sus funciones a partir del 1 de enero a pesar de su condición de delegada sindical. 
Consultada por este medio, Almirón manifestó: "Aparentemente esos listados los formaron junto con ATE y UPCN que una vez más son cómplices del a entrega y de la traición a los trabajadores del hospital. Por un lado hay mucho miedo y mucha incertidumbre de parte de los compañeros, y no se sabe qué pasaría realmente con estos cesanteados. Ni siquiera se van a mandar telegramas de despido, si no que al no figurar en ninguna de las 2 listas deberías considerarte cesante."
Otro caso similar es el de los enfermeros Mirta Arceri y Luis Sucher quienes, además de ejercer durante más de 15 años su compromiso con la Salud Pública en el Posadas, tienen un fuerte compromiso político y social, y son claros baluartes en la disputa que los enfermeros mantienen contra la patronal debido al incremento irregular de la carga horaria y la retención ilegal de salarios.
Ambos dialogaron con Quinto Poder y expusieron su perspectiva:  "Nosotros no aparecemos en los listados... pero no vamos a darnos por despedidos hasta que nos notifiquen de manera fehaciente"; explico Arceri y agregó. "Aparte Almirón y yo tenemos cobertura gremial por ser delegadas de ATE y de CICOP, y no se la estaría respetando."  Arceri precisó además que es una de las enfermeras amparadas ante la imposición de 12 horas continuas de trabajo en enfermería impuesta por la patronal, por lo que de concretarse el despido sería claramente como represalia en medio de un conflicto gremial.
Por su parte, Luis Sucher reconoció que "lamentablemente formo parte de los que no nos renuevan el contrato y... hace 19 años que estoy contratado..." E interpretó la decisión de la dirección del hospital como una clara represalia:"A mí me da la sensación que con tantos despidos buscan disciplinar al interior del hospital... La mayoría (de los despedidos) somos trabjadores de muchos años."
Es en esa línea que reclamó la intervención de ATE y UPCN en el conflicto: "Ninguno de los gremios tomó medidas serias para enfrentar estos despidos... Les exigimos a los sindicatos que se pongan a la cabeza de defender a los trabajadores.que no pueden mantenerse al margen o estar como retransmisión de la política de la dirección".

Medidas de Fuerza

A partir de este martes, los trabajadores del Posadas continúan su lucha con asambleas y medidas de fuerza en el hall central del establecimiento en la búsqueda de lograr visibilidad y alcanzar una solución que les permita la continuidad en sus puestos de trabajo para poder garantizar una Salud Pública de Calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...